961 930 354 / 696 713 081

Taller de Prevención del dolor de cuello. Parte II

Sin categoría | 0 Comentarios

Taller de Prevención del dolor de cuello. Parte II

Continuamos con la serie de entradas que recogen la información sobre la que hablamos en el último Taller de Prevención de dolor de cuello en Prometheus Fisioterapia, fisioterapeutas en Valencia. En esta entrada vamos a hablar sobre los principales mitos que existen en el dolor cervical. Trataremos de dar un punto de vista científico que os sirva para poder distinguir cuándo un factor es realmente peligroso para vuestro cuello y cuándo se basa en creencias lejanas a la realidad.

Principales mitos en el dolor de cuello

Mito 1: Me ocurre algo grave

Los estudios científicos recogen este pensamiento como el primer mito del dolor cervical. El dolor de cuello tiende a asustar al paciente y puede producir pensamientos y conductas denominadas “catastrofistas”. Estas conductas conllevan que el paciente adopte una serie de conductas que si pueden perjudiciales para su cuello, como por ejemplo dejar de moverse o ponerse un collarín por decisión propia.

Es importante entender que el dolor de cuello es muy habitual. Como comentábamos en la entrada anterior, el 70% de las personas tendrá un episodio de dolor cervical en su vida. La mayoría de dolores cervicales aparecen por causas simples que generan una sobrecarga en las estructuras pasivas y/o activas. Los estudios indican que sólo entre un 1 y un 3% de los dolores de cuello son debidos a patologías graves.

A modo general, el pronóstico del dolor cervical tiende a ser positivo ya que el paciente mejora progresivamente. La literatura científica indica que los tratamientos de fisioterapia pueden ayudar a que el tiempo de recuperación sea menor y los procesos de recuperación (tanto tisular como relacionados con el dolor) sigan un curso óptimo.

La literatura científica indica que los tratamientos de fisioterapia pueden ayudar a que el tiempo de recuperación sea menor y los procesos de recuperación (tanto tisular como relacionados con el dolor) sigan un curso óptimo.

Mito 2: necesito que me hagan una radiografía

Se han realizado estudios a personas que no tenían en dolor de cuello y se han observado alteraciones de la anatomía como degeneración, hernias o protrusiones. Este dato es muy relevante porque nos indica que las alteraciones anatómicas no tienen porque ser la causa del dolor de cuello. Aunque nos pueda parecer raro, estos cambios se producen como consecuencia normal del paso del tiempo y nuestro cuerpo suele adaptarse a ellos de una forma extraordinaria.

Mito 3: Si tengo dolor mejor no me muevo

Es cierto que en ciertos procesos, sobretodo inflamatorios, es necesario limitar el rango de movimiento durante los primeros días. Sin embargo, el reposo prolongado se asocia con mayores niveles de dolor y discapacidad y peor pronóstico de recuperación. Existe evidencia científica de que mantenerse activos influye positivamente en la recuperación. La introducción del movimiento debe ser progresiva y basada en objetivos terapéuticos como reducir el dolor o mejorar el rango de movimiento.

Existe evidencia científica de que mantenerse activos influye positivamente en la recuperación.

Mito 4:Hacer ejercicio es perjudicial para el dolor de cuello.

El ejercicio físico es un gran analgésico. Durante la actividad física aeróbica se liberan diferentes sustancias en nuestro organismo que ayudan a mejorar las capacidades de los tejidos, modulan la intensidad del dolor, refuerzan el sistema inmune y mejoran el estado de ánimo. Habtualmente los estudios recomiendan realizar ejercicio aeróbico de leve-moderada intensidad 3-4 días a la semana. En cuanto al tipo de ejercicio aeróbico a realizar, no hay graneds diferencias en cuanto a su efectividad, por lo que se recomienda realizar una actividad que resulta agradable para cada persona.

Mito 5: Text Neck

Prometheus Fisioterapia. Fisioterapia en Valencia. Dolor de cuello

Nuestra tendencia a adoptar posiciones mantenidas durante largos periodos de tiempo no está vinculada al teléfono móvil

Desde hace unos años se habla de una nueva enfermedad, el “test neck”. Este término hace referencia al dolor de cuello “producido” por la posición forzada de nuestro cuello al usar durante mucho tiempo el teléfono móvil. Como ya hemos comentado, nuestro cuerpo necesita movimiento y evitar  mantener posiciones durante largos periodos. Sin embargo, no por ello es necesario crear nuevas “enfermedades” sino promover conductas positivas en las que las posiciones mantenidas se combinen con periodos de movimiento. Como ejemplo para debatir el “text neck” habitualmente se utilizan fotos antiguas en las que podemos ver que ya en el pasado, mucho antes de la existencia del teléfono móvil, ya pasábamos mucho tiempo en posiciones mantenidas, como por ejemplo leyendo el periódico.

Por tanto, tenemos que ser críticos a la hora de analizar el dolor de cuello. Dada su prevalencia y su factor pronóstico no es un signo de alarma que tengamos dolor cervical. Además, realiziar ejercicio físico de forma habitual y ejercicios específicos para a zona cervical parece ser una buena forma de prevenir futuros episodios.

0 comentarios

ÚLTIMAS ENTRADAS

Ejercicio Terapéutico en el vértigo

Ejercicio Terapéutico en el vértigo

En anteriores entradas hemos comentado algunas de las patologías más comunes que provocan síntomas de vértigo y mareo. El vértigo posicional paroxístico benigno, el vértigo cervical y la neuritis vestibular. A pesar de que estas patologías tienen causas diferentes,...

Neuritis Vestibular

Neuritis Vestibular

En la entrada de hoy, vamos a continuar hablando sobre el vértigo. Hasta ahora hemos hablado del vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB) como la causa más común de vértigo. También hemos comentado el vértigo cervical,en el cual una disfunción en la región...

Vértigo de origen cervical

Vértigo de origen cervical

En nuestra última entrada estuvimos hablando sobre el vértigo relacionado con el oído . Hoy vamos a comentar otra de sus causas habituales que solemos tratar los fisioterapeutas, el vértigo de origen cervical. ¿Qué es el vértigo de origen cervical? La relación entre...